Las placas solares de esta planta de energía solar dibujan un gigantesco oso panda, uno de los animales más venerados de China. Sus 250 hectáreas se sitúan al noreste del país, concretamente en la ciudad de Datong, donde persisten altos niveles de contaminación por el uso del carbón como fuente de electricidad.

planta solar oso pandaDiseñada por la compañía China Merchants New Energy Group, uno de los mayores operadores de energía limpia de La República Popular China, finalizó su construcción el pasado 30 de junio y tiene, inicialmente, una potencia de 50 MW. La segunda fase de la instalación duplicará esta última, alcanzando los 100 MW que harán posible el suministro de unos 3,2 mil millones de kWh de energía renovable en los próximos 25 años. Lo que equivale a una disminución de 2,74 millones de toneladas de emisiones de carbono.

Está compuesta por paneles solares de dos colores: las zonas negras del oso panda, como pueden ser sus orejas o sus brazos, las conforman celdas solares de silicona microcristalina mientras que, en las partes más claras del animal, han colocado celdas solares grises de películas más finas hechas de vidrio, plástico o metal.

La creación de esta granja solar con forma de oso panda – que Energy Group no podría haber llevado a cabo sin la ayuda del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) – acarrea una campaña cuya finalidad es promocionar las energías limpias sensibilizando, sobre todo a los más jóvenes, en campamentos como este.

Es la primera de cientos de plantas solares que ambas organizaciones prevén edificar en los próximos años, ¡y no solo en China! España, Francia, Australia, Pakistán y Rusia están entre los países a los que quieren llevar la iniciativa bautizada como Panda Power Plant.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad