Es necesario tener algo de conocimiento para saber qué tipo de equipo se adapta mejor a nuestra vivienda, respecto a la inversión que se piensa realizar.

Esta es precisamente nuestra misión, dar al cliente la oportunidad de conocer toda la información sobre los equipos y su funcionamiento. De esta forma se brinda el equipo que mejor se ajuste a sus necesidades.

No obstante, siempre es bueno que el cliente conozca qué equipo necesita para su hogar, por eso a continuación mencionamos los dos tipos de equipo que instalamos, sus ventajas y diferencias. Las dos opciones son: equipos compactos o termosifón y los equipos forzados.

¿Qué son los equipos compactos?

Es un equipo completo de recolección de energía que intercambia el calor depositado y se coloca sobre una estructura para que pueda producirse agua caliente sanitaria y calefacción a través de la energía termosolar.

Este tipo de equipo sirve para instalarse en viviendas con mayor número de habitantes. Hasta 8 personas puedes estar usando el agua sin interrumpir, en ningún momento, su servicio. Es decir, cada persona va a recibir la calefacción y el agua caliente que necesita sin necesidad de esperar que se recargue la fuente de energía, como pasa cuando se tiene un calentador de agua corriente.

Estos equipos son los más comunes y su precio oscila entre los 1.200 y 3.000 euros. Puede ser utilizado para distintas áreas como climatización de piscinas, terapias donde se requiera el uso de aguas calientes, en spas y áreas pequeñas.

Ventajas de los equipos compactos

  • Su instalación es sencilla.

  • Ocupan poco espacio.
  • No se coloca dentro de la casa sino en los tejados de tal manera que no molesta en el día a día.
  • No necesita electricidad.
  • El ahorro de energía es considerable, puede invertir ese dinero en otras reformas para su vivienda o simplemente darse un capricho de vez en cuando.
  • Evita el problema de no tener calefacción en tiempos de invierno.

¿Qué son los equipos forzados?

Estos equipos son perfectos para amplios espacios, pueden implementarse en grandes edificaciones, complejos residenciales, centros hospitalarios, gimnasios y en cualquier tipo de industria donde se requiera agua caliente sanitaria (ACS).

Esta energía trabaja por termosifones que ayudan a distribuir el calor de manera uniforme y constante a todas las redes de consumo de las instalaciones donde se encuentre el equipo.

Ventajas de los equipos forzados

  • Produce calor bajo cualquier condición climática.
  • Trabaja constantemente las 24 horas del día. No importa si es de día o de noche, la energía almacenada durante el día hace que no interfiera en horas nocturnas.
  • Una planta con equipo forzados ahorra hasta un 80% de consumo eléctrico.
  • Es muy efectiva en combinación con los paneles termosolares.
  • Sustituyen casi su totalidad la energía eléctrica.

Entre las desventajas de estos equipos se encuentran, que estos trabajan bajo la rigidez de la instalación de paneles termodinámicos, por tanto necesitan la estimación de los estudios meteorológicos para poder captar la mayor cantidad de energía.

Concluyendo, si quieres instalar un equipo para tu vivienda, los equipos compactos son, sin lugar a dudas, la solución para que toda la familia disfrute de agua caliente sanitaria gratis, de por vida. Y si a ello le sumas un equipo de osmosis inversa para depurar las aguas, llevarás tu vivienda a otro nivel.

Para más información, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos desde el minuto 1 en función de tus necesidades.