El municipio de la Comunidad Valenciana Aras de los Olmos, situado en la comarca de Los Serranos, pretende ser el primero en decir adiós a la red eléctrica y abastecerse, exclusivamente, de energías renovables. Se trata de una pequeña población de poco más de 300 habitantes que, desde hace tiempo, sufre pequeños cortes de electricidad que se han convertido en un problema importante en su vecindario.

Para evitar que sigan lidiando con estos problemas de suministro, su Ayuntamiento ha iniciado un proyecto que además de solucionar esta situación, supondrá un ahorro de 1200 toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera. Concretamente, se ha pensado en el montaje de una planta fotovoltaica en uno de los terrenos que la población tiene actualmente en desuso. En conjunto con una planta de biomasa o biogás que se abastecería de los desechos ganaderos y de restos forestales y de poda, supliría con creces las necesidades de todos ellos. 

A día de hoy el proyecto se encuentra a la espera concretar encontrar financiación y obtener los permisos necesarios para su puesta en marcha; la primera ronda los 4 millones de euros, y los trámites administrativos se han de gestionar con más de una decena de organismos (como la Consellería de Medio Ambiente).

El responsable técnico del proyecto, el catedrático de Ingeniería Eléctrica de la UPV Carlos Roldán, explica que Aras de los Olmos ya tiene a su disposición en su término municipal un parque eólico propiedad el Grupo ACS, que garantizaría la seguridad de poder albergar un generador eólico para abastecerles. Según el catedrático, uno de los principales problemas será la coordinación que será necesaria para que las diversas fuentes de energía funcionen en conjunto. 

Al finalizar el proyecto, que se estima estará listo en 3 años, Aras de los Olmos se convertiría en una población autosuficiente que no tendría necesidad de estar unida a la red eléctrica de la Administración Pública.