Ante nosotros tenemos uno de los mayores avances en cuanto a transporte limpio se refiere. Y es que ya circula por las vías de Australia el primer tren del mundo cien por cien eléctrico, impulsado por energía solar. 

La empresa Byron Bay Railroad Company ha sido la encargada de llevar a cabo este hito, aunque en un primer momento tan solo se proponían restaurar un antiguo tren del año 1949 y alimentarlo de diésel. Dicha idea giró por completo hacia la energía solar debido a que los avances en el sector ya permiten que la conversión del tren a un sistema alimentado con energía solar sea completamente factible. 

El tren, con capacidad para 100 pasajeros, cuenta con una batería capaz de almacenar 77 kWh (al igual que la batería de un Tesla) y paneles fotovoltaicos flexibles de 6,5 kW situados en su techo. Dado que estos paneles no son capaces de recargar la batería por completo, también se han dispuesto una serie de paneles de 30 kW en las estaciones, donde el tren puede conectarse. Además, cuenta con un sistema de frenos regenerativos que le permite recuperar un 25% de la energía de la frenada. 

Por el momento, solo recorre el pequeño trayecto de 3 kilómetros que separa Byron Bay y su estación turística (Byron Bay Resort) a una velocidad que permite que los pasajeros disfruten de sus bonitas vistas. Para dicho recorrido necesita 4 kWh, lo que le proporciona suficiente autonomía como para realizarlo entre 12 y 15 ocasiones con una sola carga. 

Gracias a este peculiar medio de transporte, se ha conseguido dar vida de nuevo a una linea ferroviaria que permanecía abandonada hasta el momento. Así como abrir los horizontes de los trenes solares autosuficientes. 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies