Eliminar la sal del agua es un proceso muy caro. En la actualidad lo llevan a cabo 18.000 plantas de desalinización ubicadas en 150 países que, básicamente, hierven el agua y capturan el vapor condensado para utilizarlo como agua potable.

Esto podría cambiar en el futuro gracias a la energía solar, y es que una nueva investigación dirigida por el Centro de Nanotecnología de la Universidad Rice (Houston, Texas) plantea una técnica mucho más efectiva que, denominada “destilación solar por membrana activada por nanofotónica” – cuya abreviatura en inglés es NESMD -, utiliza nanopartículas de ingeniería capaces de convertir la luz solar en calor.

En una prueba de concepto, el equipo utilizó un dispositivo NESMD del tamaño de tres sellos postales y unos milímetros de grosor. Consiguieron una tasa de producción de agua de alrededor de 6 litros por metro cuadrado por hora. La idea es que la gente pueda llegar a comprar paneles con esta tecnología. La cantidad dependería de las necesidades diarias de agua.

“Dependiendo de la tasa de producción que necesites, podrías calcular qué tamaño de membrana necesitas”, dijo Li. “Por ejemplo, si necesitas 20 litros por hora y los paneles producen 6 litros por hora y metro cuadrado, necesitarías un poco más de 3 metros cuadrados de paneles”.

Ya en abril del año 2015, un grupo de investigadores del MIT ideó un método para convertir agua de mar en agua potable, buscando soluciones al problema de la falta de esta última, en los lugares más necesitados del mundo.

Fuente: iflscience

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad